jueves, 12 de abril de 2012

Couloir Vermicelle, Cambre d'Aze

Esta temporada tenía bastantes objetivos que tachar en La Cerdanya, pero las nefastas condiciones en la vertiente sur hicieron que me fuera olvidando de ellos hasta finales de marzo, cuando una entrada de sur, dejó importantes precipitaciones en todo el Pirineo. Las nevadas que se sucedieron a principios de semana santa fueron el detonante para ponernos en marcha hacia Cambre d'Aze el pasado domingo. Día muy variable, por un lado retención en cara norte y algo más abierto en cara sur. La pequeña enfarinada que cayó a cotas bajas nos facilitó un poco la aproximación hasta llegar al Pla du Cambre d'Aze donde ya podemos ver nuestro objetivo entre la niebla. Nunca dejo de quedarme flipado  con el circo, pero esta vez  está realmente precioso.  Seguimos la traza por el laberinto de rocas hasta que trazamos una diagonal buscando la entrada al corredor al que llegamos después de unas cuantas zetas. Como se veía venir, el corredor está concurrido y hay un par de parejas que nos preceden y parece que vamos a tener una buena huella para subir. Hacemos el cambio rápidamente y nos colocamos detrás de una pareja. La verdad que no podíamos encontrar unas mejores condiciones para subir, la progresión es muy cómoda y nos permite disfrutar muchísimo del ambiente. Para acabar de mejorarlo, el sol nos ilumina el final del corredor. Salimos a la arista después de poco más de tres horas. Descartamos hacer cima, están subiendo un par de grupos más y las condiciones para bajarlo son casi perfectas, así que un poco de té caliente, unas cuantas fotos y...drop in!







Cambre d'Aze (2750m.)


Busco la entrada izquierda que está totalmente limpia. Un pequeño corte al entrar me hace dudar, pero el siguiente frontside me hace subir las pulsaciones. ¡polvazo! Intento controlar un poco la velocidad pero no hay marcha atrás y bajo con una purga brutal. Llego al estrechamiento donde hay un resalte con bastante pendiente pero ahí ya no veo absolutamente nada y sigo hasta salir con un subidón de adrenalina que me deja sin aliento. Reunión bajo el corredor central donde aprovecho para echarle un vistazo y sacar unas fotos al couloir Gigolo. No sé si este año tendré tiempo de hacerle una visita, pero tiene muy buena pinta, a ver como evoluciona la primavera. Buscamos la salida por el bosque hasta llegar de nuevo hasta el Pla du Cambre d'Aze. Acabamos el día con unas cervezas al sol en Saillagouse en uno de los mejores días de la temporada por el spot, por la condiciones y como ya es habitual, por la compañía. Mientras escribo esto, estoy pendiente de las previsiones para el fin de semana. Parece que el invierno vuelve a visitarnos, y aunque sea por poco tiempo, ahí estaremos para recibirlo como se merece.

Couloir Gigolo


Vermicelle

Circo de Cambre d'Aze